Estrés

Es una respuesta de nuestro organismo ante un estado de amenaza en la que uno siente que tiene que responder o defenderse pero en la que carece de recursos para hacerle frente.

Muchas veces este peligro nos resulta desconocido, no podemos darle forma y por ello nos angustiamos de un modo excesivo porque no conocemos la magnitud de la amenaza.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Fatiga
Dolor de cabeza
Tensión muscular
Afectación del sistema inmunológico
Debilidad
Problemas de Concentración, atención
Desmotivación
Dificultad para gestionar las emociones
Insomnio
Bruxismo

¿Qué se suele pensar?

“Si sigo así, tan irritable voy a perder mi trabajo”
“Creo que me ahogo, no puedo respirar y parece que mi corazón está muy acelerado”
“Parece que se me ha cerrado el estómago”
“He perdido el apetito”
“Últimamente me cae mucho el cabello”
“Noto que mientras duermo aprieto mucho los dientes”
“Últimamente me cuesta mucho dormirme y me despierto muy cansado”
“Siento mis músculos agarrotados”
“Me preocupo demasiado por las cosas”
“No consigo estar quieto”

Si se trata a tiempo, evitaremos...

Problemas físicos como cefaleas, úlceras
Debilitación de nuestro sistema inmunitario
Falta de rendimiento, concentración y motivación
Problemas relacionales con nuestro entorno familiar y social
Abuso de sustancias tóxicas
Complicaciones con otros trastornos ( Depresión, Ansiedad)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies