Hablamos de trastornos de aprendizaje cuando las dificultades afectan de forma específica a determinados aprendizajes escolares como puede ser la lectura, la escritura o el cálculo. Estas dificultades no son atribuidas a déficits intelectuales ni a déficits en la instrucción y/o a la motivación. 

¿Cuáles son los síntomas?

  • Tristeza.
  • Apatía.
  • Rabia.
  • Sentimiento de inferioridad.
  • Celos hacia sus compañeros/hermanos

¿Qué se suele pensar?

  • No quiero ir al cole.
  • Soy el menos inteligente de clase.
  • Espero que no me toque leer en voz alta, ¡qué vergüenza!
  • He dedicado muchas horas a estudiar para el examen y no lo he aprobado.
  • No hago nada bien.

Si se trata a tiempo evitaremos…

  • Baja autoestima y sentimiento de indefensión.
  • Falta de interés por aprender.
  • Irritabilidad y problemas relacionales.
  • Debido al bajo rendimiento académico y frustración puede llevar a dejar los estudios (fracaso escolar)

Trastorno de la lectura: DISLEXIA

La dislexia es el trastorno de aprendizaje más frecuente, que se diagnostica cuando el rendimiento en la velocidad, precisión o comprensión de la lectura está por debajo de lo esperado por edad, coeficiente intelectual (CI) y curso.

La dislexia puede originar muchos otros problemas de aprendizaje relacionados especialmente con la comprensión lectora dado que la velocidad lectora tan baja dificulta la comprensión del material leído.

Los síntomas que suelen darse son:

  • Dificultades severas en el reconocimiento de las palabras a nivel escrito.
  • Poca capacidad de deletreo y ortografía.
  • Omisiones de letras y sonidos al leer.
  • Repeticiones y titubeos durante la lectura.
  • Traslaciones de la posición de las letras dentro de una palabra.
  • Inserción de nuevo sonidos, sustituciones en sonidos o palabras.

Trastorno de la escritura: DISGRAFÍA

Se conoce como disgrafía el trastorno por el cual una persona (normalmente un niño o una niña) presenta serias dificultades para escribir bien, ya sea por cuestiones de ortografía, caligrafía o ambos tipos de problemas a la vez. A menudo va acompañada de otros trastornos específicos del aprendizaje, como la discalculia o la dislexia.

Los síntomas que suele presentar son:

  • Agarre inapropiado del lápiz o bolígrafo.
  • Caligrafía inconsistente o tan extraña que cuesta de leer.
  • Problemas para acentuar.
  • Mala gestión de los espacios entre palabras, frases y líneas.
  • Mala puntuación.
  • Problemas gramaticales.
  • Sustitución de letras.
  • Uniones extrañas de palabras.

Trastorno de la escritura: DISORTOGRAFÍA

Se conoce como disortografía la dificultad que tienen algunos niños o niñas en el aprendizaje de las normas de ortografía y que les hace cometer errores en la escritura, pudiendo hacerla ininteligible.

En términos generales, los errores sólo afectan a la escritura y la lectura no tiene por qué verse afectada. Por otro lado, es importante saber que estos fallos no afectan a la grafía o los trazos de las palabras.

El origen de la disortografía puede ser diverso: déficits en la percepción, memoria visual u auditiva, fallos en la percepción espacio-temporal, conocimiento deficiente del vocabulario, una motivación escasa para aprender.

Los errores más habituales son:

  • Rotación de letras similares.
  • Sustituir una letra por otra debido a su similar pronunciación o a veces sin ninguna razón concreta.
  • Omitir letras a causa de la dificultad en la organización de la percepción visual.
  • Alterar la secuencia correcta de sílabas en una palabra o de letras en una sílaba. Por ejemplo: “”sol” en lugar de “los”.
  • Añadir letras o combinaciones de letras, y repiten letras o sílabas.
  • Sustituir fonemas vocálicos o consonánticos por otros parecidos, como la “t” por la “d” y la “p” por la “b”.  
  • Confundir letras que visualmente se parecen, como la “m” y la “n”.
  • Unir palabras al escribirlas o separándolas por las sílabas que las componen.
  • Enlazar las sílabas de una palabra con las de la siguiente o fragmentándolas incorrectamente.

Trastorno del cálculo: DISCALCULIA

Se diagnostica cuando existen dificultades importantes para llevar a cabo operaciones de cálculo, resolución de problemas matemáticos y razonamiento numérico y no se debe a la presencia de retraso mental o una mala educación.

Al igual que la dislexia afecta a la lectura, la discalculia afecta especialmente a la capacidad de realizar las operaciones matemáticas más simples, como sumar y restar, por lo que se la conoce como dificultades en el aprendizaje de las matemáticas (DAM).

Los dificultades que surgen con más frecuencia en la discalculia son:

• Entender el concepto de “número” y “secuencia” (suelen saltarse algún número).

  • Necesidad de contar utilizando los dedos (a partir de segundo de Primaria).
  • Escribir los números «en espejo» (girándolos) o confundiendo números de grafía similar o que se pronuncian de forma similar.
  • Diferenciar cantidades (cuándo un número es mayor que otro o qué número va entre dos cantidades).

• Diferenciar los signos de las diferentes operaciones matemáticas (suma, resta, etc.).

  • Clasificar objetos por su forma y tamaño.
  • Relacionar los números con el mundo real.
  • Memorizar las tablas de multiplicar.

• Contar hacia atrás.

• Operaciones de resta «llevando».

  • Deducir qué tipo de operación requiere un problema matemático (razonamiento).
  • Colocar correctamente una cifra en la columna adecuada al realizar una suma o una resta.
  • Recordar cuánto “se llevan” al efectuar una suma.
  • Entender las fracciones.
  • Dividir con decimales.

1ª visita informativa gratuita

+34 93 254 75 95

Visitas concertadas:

Lunes a Viernes

10:00 – 13:30 / 16.00 – 20.30 hrs.

Estamos en

Avda. Vallcarca 196, bajos

08023 Barcelona

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies